¿Cómo ser más feliz?

La felicidad se trata de un estado de plenitud interior el cual es posible ir consolidando en ti, a medida que vas desarrollando las claves a través de las que es posible alcanzarla, y permitirte vivir cada día con mayor armonía, cada una de tus experiencias personales.

¿Es fácil llegar a ser feliz completamente?

Ser feliz consiste en un estado que todas las personas desean alcanzar. Sin embargo, cada quien posee ideas distintas no solo acerca de lo que es la felicidad, sino también de cómo encontrarla.

Resulta sencillo considerar que la felicidad es un resultado, no obstante, ser feliz y sentirnos bien tiene que ser igualmente un camino, ya que es esencial para ser capaz de mantener un estilo de vida feliz.

Resulta cierto que en algunas ocasiones las circunstancias no son las más idóneas para sentirte feliz, pero existen algunas acciones que es posible poner en práctica con el fin de mejorar la actitud que tenemos frente a la vida.

De manera que si deseas aprender cómo ser más feliz diariamente, es preciso que comiences por entender que la felicidad depende únicamente de ti.

Y es que aunque en numerosas circunstancias solemos excusar nuestra infelicidad en razones externas, la verdad es que todo depende de nosotros y del modo en que canalicemos nuestras emociones; por lo que aprender a gestionarlas se trata de un aspecto fundamental para lograr vivir de manera tranquila y feliz.

Pero con el propósito de que esto sea un poco más sencillo, a continuación estaremos señalando algunas pequeñas acciones las cuales, puestas en práctica día a día, pueden ser de gran ayuda para que seas más feliz y puedas sentirte bien diariamente:

Conoce lo que quieres

Debes tener en cuenta que la felicidad comienza al responder todos los días ¿qué deseo hoy? y ser capaz de satisfacer aquellas necesidades que surjan de tus respuestas. Resulta esencial hacerse preguntas sobre temas simples, como por ejemplo, cómo me vestiré hoy o qué deseo comer.

Después pasaremos a asuntos más delicados como lo serían preguntarse ¿me apetece asistir a una cena de negocios tras haber trabajado 10 horas sin descanso?  o ¿deseo estar en esta relación?

Además, debes saber que después de preguntarte este tipo de cuestiones, debes ser coherente contigo mismo para responder y poner en práctica las respuestas.

Alégrate de los pequeños logros

Con el propósito de lograr ser feliz contigo mismo, es preciso que sepas celebrar esos pequeños logros que vas alcanzando cada día.

Aprecia los triunfos que has conseguido, al igual que el trabajo y el esfuerzo que requirieron, y por supuesto, disfruta el momento antes de pensar en ir hacia el próximo logro.

Quiérete a ti mismo

Al igual que eres comprensivo ante los fallos, errores y/o defectos del resto de las personas, también debes serlo con los tuyos y es que todo comienza por cuidarte a ti mismo, tratarte bien y respetarte, ya que en la medida en que seas capaz de conseguir todo esto, también podrás mejorar y comportarte del mismo modo con las personas a tu alrededor.

Al contrario, si te encuentras lleno de ira, probablemente tratarás con ira a cualquier persona que tengas delante.

Busca la felicidad en tu interior

Alcanzar la felicidad depende de uno mismo; y es que cuando la felicidad comienza por ti mismo no permites que la misma dependa de circunstancias externas.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que para lograr esto, es necesario empezar por creer en ti mismo, amar lo que eres y darte la importancia que realmente mereces. En este sentido, lo mejor suele ser evitar aquellas exigencias engañosas y no productivas como lo son el “debería ser” o “debería tener”, etc.

Persigue tus sueños

Contar con la determinación para alcanzar lo que te propones, sin importar las opiniones de terceros es esencial.

Debes conocer tus sueños y establecer acciones que te permitan alcanzarlos, al mismo tiempo que eres totalmente responsable por tus propios límites. Por lo que para ser feliz, es indispensable que tengas la capacidad para cultivar sueños y esforzarte para lograr lo que deseas.

Piensa cada noche en tres cosas buenas/agradables sobre tu día

Puede ser alguna conversación, canción y/o sabor, etc.

De esta forma, al adoptar este hábito, tendrás la oportunidad de tomar conciencia sobre las cosas positivas que tienen lugar a lo largo de tu día y que muchas veces suelen pasar desapercibidas. Y es que, sin importar los problemas, la vida es mucho más hermosa de lo que pensamos la mayoría del tiempo.

Establece metas realistas, pero ambiciosas

Si te fijas objetivos imposibles, estarás descartando desde el inicio la oportunidad de alcanzar el éxito, mientras que al establecerte metas sumamente sencillas, le estarás indicando a tu cerebro que no eres capaz de aspirar a más y terminarás por sentirte frustrado.

Es por ello que lo mejor es fijarte metas que además de ser posibles de alcanzar, también sean estimulantes.

Convierte en ocupaciones tus preocupaciones

Las preocupaciones se tratan de emociones que en gran parte de los casos, suele ser complicado controlar; mientras que las ocupaciones ofrecen la oportunidad de trabajarlas de manera consciente, al mismo tiempo que permiten que te fijes objetivos tangibles hasta que logres alcanzar el resultado que deseas y realmente te haga feliz.

Sonríe siempre

Al sonreír, permites que a tu alrededor se abra un gran mundo de posibilidades. Aparte de eso, las sonrisas suelen ser consideradas como una carta de presentación eficaz al mundo.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *