Los relojes según sus tipos de movimiento

Entre los principales aspectos que tenemos que tomar en cuenta al momento de comprar un reloj, o vender tus relojes de segunda mano, destaca su tipo de movimiento y es que el mismo dependerá directamente del uso que se le quiera dar al reloj, al igual que del precio que se quiera invertir. 

Teniendo esto en cuenta, a continuación hablaremos sobre los diversos tipos de movimiento en los relojes.

¿En qué consiste el movimiento de los relojes y qué tipos existen?

Cuando hablamos del movimiento de los relojes, se hace referencia a aquellos que les permite funcionar. Dicho de manera simple, el movimiento sería equivalente al corazón o motor de un reloj; es decir, aquella energía que necesita para funcionar, por lo que al no existir movimiento, los relojes dejan de funcionar. 

Ahora bien, es posible que el movimiento de los relojes venga de diversas fuentes y de acuerdo a ellas, los relojes tienen un tipo de movimiento u otro; algo que permite distinguirlos en lo siguiente:

 Relojes mecánicos

En los relojes mecánicos, el movimiento es generado por una serie de piezas que se encuentran interconectadas, las cuales y cuando se mueven, producen la energía que se requiere para permitir su funcionamiento. Dicha energía es regulada mediante un dispositivo de cuerda.

Suelen tener una fabricación poco sencilla y por su naturaleza, resultan considerablemente más frágiles y delicados de lo que pueden ser los otros relojes, por lo que es común que se adelanten y atrasen fácilmente, llegando a ser menos precisos y requiriendo más mantenimiento.

A pesar de esto, este tipo de relojes suelen ser bastante valorados no solo dentro del gremio, sino también fuera de él, debido tanto al ingenio como a la dificultad técnica detrás de la creación de movimientos mecánicos sofisticados y elegantes. Y es que considerando que únicamente los maestros relojeros tienen la habilidad para elaborarlos, generalmente se consideran como joyas de artesanía; es por eso que tienen a tener un precio más elevado y proporcionan un cierto estatus a las personas que los usan.

De igual manera, cabe mencionar que los relojes mecánicos se dividen de la siguiente manera:

Manuales

  • Como resulta evidente, son relojes que se cargan de forma manual, por lo que es preciso darles cuerda, esto significa que hay que girar su corona para que puedan funcionar. 
  • El propósito de la corona consiste en enrollar la cuerda que se encuentra en el interior del reloj de manera que al desenrollarse, genere el movimiento preciso para poder medir el tiempo.

Automáticos o cinéticos

Son los que se cargan sin tener que darles cuerda, ya que la cuerda en su interior suele enrollarse de manera automática debido a una pieza metálica denominada “rotor”, la cual gira al mover la muñeca. De modo que la energía que requieren estos relojes para su funcionamiento, proviene del movimiento realizado por los usuarios en todo el día

Relojes de cuarzo

  • Actualmente, contrario a lo que se pueda pensar, es muy común encontrar relojes de cuarzo, siendo además una opción bastante práctica y asequible, por lo que es muy posible que aquellos relojes que tengamos en casa o usemos comúnmente, sean de este tipo. Y es que los relojes de cuarzo son aquellos cuyo funcionamiento tiene lugar gracias a las pilas

  • Estos relojes consiguen la energía que necesitan mediante la vibración generada cuando las corrientes eléctricas generadas por una pila de botón pasan a través de una pieza de cristal (cuarzo). Al contrario de los relojes mecánicos, los de cuarzo tienen una fabricación bastante sencilla, por lo cual tienen precios considerablemente más reducidos. 

De igual modo, cabe señalar que no requieren un gran mantenimiento, suelen ser más precisos y pueden contar con diversas funcionalidades extra

Entre ellos pueden distinguirse los siguientes:

De cuarzo analógico

Indican la hora a través de las tradicionales agujas.

De cuarzo digital

Incluyen una pantalla LCD en la que muestran la hora en números.

De cuarzo analógico-digital

Consisten en una combinación de los dos anteriores, por lo que cuentan tanto con agujas como con una pantalla LCD.

Relojes híbridos

  • Aunque no suelen conseguirse con mucha frecuencia, destacan por encontrarse entre los relojes de cuarzo y los automáticos, ya que aunque no funcionan mediante una batería (lo cual ocurre con los de cuarzo), obtienen su energía de un acumulador que suelen recargarse a través del rotor (igual que los automáticos). Así, poseen la buena precisión de los modelos de cuarzo, aunque no es necesario preocuparse por cambiar sus pilas constantemente. 

Relojes inteligentes

  • Aunque hemos mencionado que los relojes de cuarzo suelen ser los más habituales, lo cierto es que todo parece indicar que dentro de algunos años serán reemplazados por los relojes inteligentes. Y es que con el paso del tiempo los mismos ganan más popularidad y cada vez más marcas apuestan por usar esta clase de tecnología en sus relojes. 
  • Ahora bien, podría decirse que los relojes inteligentes consisten en pequeños ordenadores los cuales es posible conectar tanto a un Smartphone como a Internet, con el fin de enviar y/o recuperar datos, todo en tiempo real. 
  • La energía que requiere para funcionar la obtiene mediante una batería que es preciso recargar a través de corriente eléctrica y dependiendo del uso que tengan cada día, puede tener una menor o mayor duración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.